Productos
Filtros

Entrega inmediata

Ubicación producto

Medidas

Precio

0,00 € - 495,00 €
subcategory-image

Ritmo

VER
1 acabado | 1 formato | 5 colores
subcategory-image

Premiere

VER
1 acabado | 2 formatos | 4 colores
subcategory-image

Norwich

VER
2 acabados | 8 formatos | 5 colores
subcategory-image

Verbier

VER
2 acabados | 4 formatos | 7 colores
subcategory-image

Lucca Wall

VER
1 acabado | 1 formato | 3 colores
subcategory-image

Lengo

VER
1 acabado | 1 formato | 1 color
subcategory-image

Concorde

VER
1 acabado | 2 formatos | 5 colores
subcategory-image

Elite

VER
2 acabados | 8 formatos | 6 colores
subcategory-image

Emotion

VER
2 acabados | 4 formatos | 4 colores
subcategory-image

Boulevard

VER
1 acabado | 1 formato | 2 colores
Cargar más

Descubre alguno de nuestros productos más vendidos

Azulejos cocina


Los azulejos son la opción más valorada a la hora de alicatar el suelo o la pared de un espacio de cocina. Sus ventajas son muchas: dureza extrema, resistencia a las manchas y máxima higiene, pero existen otras. Su variedad de colores, texturas y formatos te brinda la oportunidad de encontrar un diseño que se ajuste a las necesidades de tu estilo y proyecto.


Como verás a continuación los azulejos de cocina están disponibles en diferentes tamaños y formas, y en Ferrolan encontrarás la mayor gama del mercado: cuadrados, rectangulares, grandes o pequeños. Todos ellos a tan solo un click de tu hogar.


Tipos de azulejos para cocina


Los azulejos de cocina están disponibles en una amplia paleta de colores y texturas, desde tonalidades frías hasta colores cálidos. Puedes encontrar azulejos disponibles en gres porcelánico o azulejo tradicional, estos últimos son de pasta roja o de pasta blanca. Las baldosas porcelánicas están sometidas a altas temperaturas durante su proceso de fabricación y como consecuencia presentan una baja absorción de agua y una alta resistencia a las manchas. Los azulejos tradicionales, fabricados con arcillas sin atomizar, son más sencillos de cortar, menos pesados y ligeramente más económicos.


Toma buena nota, ya que en esta sección exploraremos algunos de los acabados y las texturas más populares para azulejos de cocina: efecto piedra, azulejos hidráulicos, azulejos imitación mármol…


Azulejos de cerámica: la elección clásica y versátil

Los azulejos de cerámica son una opción popular en las cocinas debido a su resistencia al desgaste, a la humedad y a las manchas. Además, ofrecen una amplia variedad de colores, diseños y acabados, lo que permite adaptarse a cualquier estilo de decoración. La facilidad de limpieza y mantenimiento de los azulejos cerámicos también los convierte en una opción práctica para las áreas de trabajo en la cocina.


Azulejos porcelánicos: resistencia y durabilidad

La porcelánica es un tipo de cerámica más densa y resistente que ofrece mayor durabilidad y resistencia a las manchas y a la humedad. Los azulejos porcelánicos son ideales para áreas de alto tráfico y zonas propensas a salpicaduras de agua y aceite, como el área de cocción y el fregadero. Además, la porcelana es resistente al desgaste y conserva su apariencia por más tiempo, lo que la convierte en una inversión inteligente para cualquier cocina.


Azulejos blancos de gran formato

En nuestros centros puedes encontrar todo tipo de azulejos: desde opciones en formato pequeño como las baldosas tipo metro hasta baldosas de tamaño XXL, auténticas baldosas de gran formato que pueden alcanzar hasta los tres metros de largo. Este tipo de baldosas es ideal para crear estancias sin apenas juntas, y fomentar la sensación de continuidad en el espacio.


Azulejos blancos para cocina

Los azulejos de cocina blancos son una opción popular. Aportan luz, son fáciles de limpiar y hay mucha variedad para elegir. Los azulejos blancos están disponibles en muchos tamaños y formas diferentes, puedes encontrar desde baldosas pequeñas hasta baldosas de gran formato que te dejarán sorprendido. Las baldosas pequeñas suelen utilizarse para proyectos de carácter vintage y rústico, mientras que azulejos de grandes dimensiones se utilizan para proyectos más bien contemporáneos y con diseños más modernos.


La versatilidad de los azulejos blancos

Los azulejos blancos son una opción atemporal y versátil para cualquier estilo de cocina. Su neutralidad permite combinarlos con una amplia gama de colores y materiales, y su capacidad para reflejar la luz ayuda a crear un ambiente luminoso y espacioso. Además, los azulejos blancos se pueden encontrar en diferentes texturas y patrones, lo que permite añadir interés visual sin abrumar el espacio.


Cómo elegir el tamaño y formato adecuado

El tamaño y formato de los azulejos blancos pueden marcar una gran diferencia en la apariencia final de la cocina. Desde pequeños mosaicos hasta grandes piezas rectangulares, cada opción tiene sus propias ventajas. Mientras que los azulejos más pequeños pueden dar una sensación de detalle y delicadeza, los azulejos más grandes pueden crear una apariencia más limpia y minimalista. El formato también influye en el aspecto general, con opciones como el clásico azulejo cuadrado, el moderno formato rectangular o el atractivo diseño hexagonal.


Azulejos blanco mate, brillo y otros acabados


Los tres acabados más comunes para los azulejos blancos son mate, satinado y brillo. El mate tiene un aspecto más moderno y una superficie menos reflectante. El brillo es el acabado más popular para las personas que desean crear sensación de amplitud en el espacio de cocina, ya que su capacidad para reflejar la luz es superior. Los otros acabados que puedes elegir son el satinado y semipulido, también muy populares y con un acabado interesante como el lapado.


1: El acabado mate: modernidad y sobriedad en la cocina

El acabado mate es ideal para aquellos que buscan un diseño contemporáneo y sobrio en su cocina. Este tipo de acabado tiene una superficie menos reflectante, lo que evita que la luz se refleje de manera excesiva y genera una atmósfera más acogedora y relajada. Además, su textura es más suave al tacto, lo que lo convierte en una opción muy agradable para los usuarios.


2: El acabado brillo: luminosidad y sensación de amplitud

El acabado brillo es la opción preferida para quienes desean maximizar la sensación de espacio en la cocina. Gracias a su alta capacidad para reflejar la luz, este tipo de acabado contribuye a la creación de un ambiente luminoso y amplio. Además, este acabado es muy fácil de limpiar, ya que las manchas y salpicaduras se deslizan con facilidad, facilitando su mantenimiento en el día a día.


3: Los acabados satinado y semipulido: versatilidad y estilo en el hogar

El acabado satinado y semipulido son dos opciones muy populares que ofrecen un aspecto intermedio entre el mate y el brillo. Ambos acabados aportan un toque de sofisticación y elegancia a la cocina, siendo el satinado un poco más suave y el semipulido con una ligera sensación de brillo. Estos acabados, al igual que el lapado, proporcionan un efecto visual atractivo y original, adaptándose a diferentes estilos y gustos en la decoración de interiores.


Azulejos de cocina para pared y suelo


La cerámica es un excelente material para alicatar tu cocina, además se puede emplear tranquilamente para pavimentar y revestir suelos y paredes. Los pavimentos porcelánicos son los más aconsejados para suelos, ya que son más duros que los tradicionales. Un revestimiento cerámico puede ser porcelánico o de pasta tradicional, ya que la dureza no es tan importante para el caso de las paredes. Sin embargo, lo que se le exige a un suelo de cocina, por encima de todo, es que sea fácil de limpiar y sea resistente a las manchas de aceite y restos de grasas y alimentos. Y ese cometido lo cumplen tanto los suelos porcelánicos como los de pasta tradicional. Hay muchos tipos diferentes de acabados, colores y materiales de fabricación. Los puedes encontrar en todas las formas, tamaños y texturas. Por eso es importante, que antes de comprar ningún material, conozcas todas las opciones y definas cuál es la más recomendada para tu espacio.


Azulejos según el tipo de mobiliario


Dicen que la cocina es un reflejo de la personalidad del usuario. Por eso es muy importante planificar bien su diseño y elegir una baldosa acorde al tipo de mobiliario que hayas decidido instalar. Para ello te dejamos algunas recomendaciones.


Azulejos para cocinas blancas


Si el mobiliario de tu cocina va a ser color blanco debes tener en cuenta diferentes aspectos decorativos. Para un mueble de cocina blanco puedes optar por todo tipo de azulejos, desde piezas de tonalidades claras, formato pequeño o baldosas de gran formato.


Los azulejos de formato pequeño harán que tu cocina parezca más grande de lo que realmente es, mientras que los azulejos de gran formato son más higiénicos por la ausencia de juntas. Otra ventaja de la cerámica de pieza pequeña es que puedes jugar con los patrones de colocación. ¿Conoces la colocación de espiga o junta trabada? Ambas colocaciones aportarán dinamismo a la pared. También es una opción combinar estas baldosas de pieza pequeña con morteros de junta de colores, en esos casos se busca resaltar el formato de la pieza con tonalidades de juntas más oscuras.


Azulejos para cocina moderna


Los espacios modernos suelen definirse por un estilo limpio y minimalista, por lo que si buscas una manera fácil de hacer que tu cocina luzca como un espacio moderno, las baldosas imitaciones de cemento, piedra o de tonalidades lineales crearán espacios visualmente más limpios y atractivos. Otro detalle a tener en cuenta es el formato de las piezas. Las cocinas más modernas suelen revestirse con baldosas de gran formato, para ellos puedes utilizar baldosas con unas medidas superiores al 60x120 cm.


Azulejos para cocina rústica


Las cocinas rústicas son cada vez más populares, especialmente en zonas de montaña o regiones del norte de la península. Los espacios de cocina rústica se caracterizan por combinar muebles con puertas enmarcadas o envejecidas con azulejos de formato pequeño. Para este tipo de espacios puedes utilizar baldosas con cantos irregulares, superficies rugosas y desgastadas o azulejos tradicionales. Todas estas opciones, además de ofrecerte un acabado estético acorde al estilo, te garantizan una excelente durabilidad y resistencia contra las manchas.


Los mejores suelos para cocina


Los mejores suelos para cocina son aquellos que resisten a la caída de utensilios y que están a prueba contra todo tipo de manchas y accidentes domésticos. Para ello las baldosas porcelánicas son la mejor opción. Son duras, resistentes y no tienen prácticamente absorción por lo que no deberás tener especial cuidado con su mantenimiento. Las opciones de gran formato son especialmente atractivas, ya que además de ofrecer la tan buscada sensación de continuidad te garantizan el mínimo de juntas posibles. Por esa razón, por la ausencia de juntas y su baja porosidad, las baldosas de gran formato son una opción muy higiénica para crear espacios de cocina.


Cómo limpiar azulejos de cocina


Los suelos cerámicos son fáciles de limpiar porque no absorben ningún líquido. Esto se debe a que tienen un nivel de porosidad muy bajo, que suele estar por debajo del 0,01% en el caso del gres porcelánico.

La superficie de la cerámica, en líneas generales, tiene una superficie que no permite que la suciedad y las manchas penetren en los poros. Además al tener un nivel muy bajo de porosidad es resistente a bacterias y otros microorganismos, por lo que se puede limpiar fácilmente con agua y jabón neutro. A diferencia de otros materiales la cerámica no requiere de ningún tipo de cuidado o producto especial.

more